1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://vegetales.about.com/od/cocina_latina/a/Platanos-Y-Bananas.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

You can opt-out at any time. Please refer to our privacy policy for contact information.

Comenta en el foro

Plátanos y bananas

Por

plátanos verdes

Depende en qué punto de maduración cocines los plátanos, conseguirás una gama diferente y única de sabores

Foto cortesía Daegis/Creative Commons

Tal vez sepas todo esto, pero para quienes la comida latina no es su fuerte entender la hermandad y separación que existe entre las bananas y los plátanos es fundamental.

Mientras que la banana es usualmente utilizada en postres y se convirtió en un alimento básico de primera necesidad en los Estados Unidos, su par de igual importancia, el plátano ha tomado el camino opuesto y ocupa los primeros puestos en la cocina latina.

Mientras que ambos poseen un alto contenido de potasio y carbohidrato quizás la popularidad de estos resida en que pueden ser consumidos en diferentes estados de su madurez.

A diferencia de las bananas usadas usualmente en postres, los plátanos también se fríen, hornean y funcionan como una guarnición deliciosa tanto para carnes como para vegetales.

Por otro lado, los plátanos son un poquito tramposos al momento de pelarlos; no se venden en racimo y duran muy bien por unas dos semanas en la cocina que a diferencia de las bananas el periodo de consumo es mucho más reducido.

Tal vez lo más engorroso con los plátanos sea esperar a que maduren; ser testigo de esa lenta metamorfosis del verde al negro.

No importa dónde los compres, lo más común será que consigas plátanos verdes.

Lo mejor de estos es que se pueden consumir en todo y cualquier momento. También existe una manera adecuada y diferente de preparalos de acuerdo a su punto de maduración que es cuando despliegan sabores únicos.

Cuando están verdes son excelentes rallados y un fabuloso reemplazo de las papas; asados o en panqueques.

Existen tres formas básicas de cocinar los plátanos verdes.

Una, se cortan en rebanadas y se fríen como chips.

Otra forma es cocinarlos hasta que se ablanden. Luego, después de aplastarlos con una tostonera para doblarlos en tamaño, se vuelven a cocinar para lograr los famosos tostones; una guarnición rica en almidón, crocante, un tanto dulce y que se complementa fantásticamente con un toque de jugo de lima y sal.

La tercera forma, y posiblemente la más venerada y usada entre los plátanos verdes, es el clásico mofongo; una combinación volcánica de plátanos salteados y aplastados, con ajo y tocino (o sin el).

Para una versión más vegetariana y un tanto más sofisticada que la clásica, usa un procesador de alimentos en lugar del mortero y agrégale caldo de vegetales en lugar del clásico de pollo y evita el uso del tocino o jamón.

En su estado más maduro y amarillento, los plátanos pueden ser usados en guisos donde no se desarmarán ni perderán la compostura.

También puedes hacer tostones, un poquito más dulces que en su estado más verde, para acompañar o consumirlos solos, en guisos o complementar el plato de tu preferencia.

Los plátanos luego siguen su curso relajado y natural hasta su punto de maduración supremo, donde su color se torna negro mágico, su contextura se ablanda, se torna delicada con un matiz rosado.

Llegado este punto, son lo suficientemente dulces como para ser usados como postre. Pero la forma más elemental de utilizarlos es como plátanos maduros. Simplemente córtalos en trozos y cocínalos en un poquito de aceite hasta que se doren y caramelicen.

Su dulzura natural nunca empalaga y puede ser delicadamente compensada con toquecitos de sal y jugo fresco de lima o limón verde.

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.